Puedes eliminar o disminuir la frecuencia de episodios de ardor en la boca del estómago y detrás del esternón y la sensación desagradable de que la comida se te devuelve hacia la garganta después de las comidas haciendo algunos cambios en tu estilo de vida:

  • Controla tu peso El sobrepeso (obesidad) es un factor de riesgo mayor para las agruras y la enfermedad por reflujo gastroesofágico.  El exceso de libras presiona tu abdomen, empujando hacia arriba tu estómago y provocando que el ácido regrese al esófago. 
  • Ingiere menos cantidad de alimentos Esto reduce la presión sobre la válvula del esófago que impide que el alimento y el ácido del estómago se regresen hacia el esófago.
  • Floja la correa La ropa apretada, incluyendo el uso de cinturones muy ajustados, también aumentan la presión de tu abdomen y del estómago. 
  • Elimina alimentos que provocan acidez Los más comunes son alimentos fritos y ricos en grasa, alcohol, chocolate, pimienta, ajo, cebolla, cafeína y nicotina. 
  • Evita inclinarte hacia delante Hacerlo durante tiempo prolongado, particularmente antes de una hora de haber comido, puede provocar el reflujo. 
  • No te acuestes después de las comidas Espera por lo menos 3 a 4 horas para hacerlo. 
  • Eleva la cabecera de tu cama Si sufres de reflujo mientras estás recostado, es conveniente que eleves la cabecera de la cama unas seis a nueve pulgadas (por ejemplo, colocando un block para elevar las patas) o mediante la colocación de una cuña por debajo del colchón de la cintura hacia arriba.  No es efectivo elevar la espalda utilizando mayor número de almohadas.
  • No fumes El tabaco aumenta la producción de ácido por el estómago.  Además, el aire que tragas mientras fumas aumenta el reflujo.  Además, el alcohol y el cigarrillo aumentan el riesgo de cáncer de esófago.