No son prevenibles las hernias que se originan de un defecto congénito, como muchas de las inguinales y umbilicales.  Sin embargo, siguiendo los siguientes consejos puedes reducir presión sobre los músculos y tejidos abdominales:

  • Mantén un peso saludable El exceso de peso causa aumento en la presión abdominal.  Si piensas que estás sobrepeso, consulta con tu médico acerca del plan de dieta y programa de ejercicio que más te convendría. 
  • Ingiere alimentos ricos en fibras Los vegetales y frutas frescas y granos enteros no solo son buenos para la salud en general, sino que previenen la constipación y con ello la necesidad de pujar durante las evacuaciones.
  • Evita levantar objetos pesados o hazlo cuidadosamente Cuando vayas a levantar algún objeto pesado, no dobles la espalda sino flexiona las rodillas.
  • Deja de fumar Entre otros males como aumentar el riesgo de cáncer, el fumador desarrolla tos persistente que produce aumento de la presión abdominal.

No uses soportes para hernias  Contrario a la creencia popular, este tipo de soportes no son aconsejables para las personas que tienen hernias, pues ni corrigen el problema ni previenen complicaciones.  Hay ocasiones que el médico los puede indicar pero solo por períodos cortos.