Prevención del Cáncer
 
El cáncer  puede originarse por  predisposición hereditaria o por factores ambientales, tales como hábitos, exposición a tóxicos o ciertos alimentos.  En general, puedes adoptar una serie de medidas que contribuirán con la prevención del cáncer.
  • No al tabaco  Todo tipo de tabaco (cigarrillo, habanos, pipa, mascado,…) te coloca en el camino del cáncer.  Debes rechazarlo, o si fumas tomar la decisión inmediata de dejarlo.  Son muchos los cánceres que puede originar el tabaco en cualquiera de sus formas, incluyendo
    • Pulmón
    • Esófago
    • Laringe
    • Boca
    • Vejiga
    • Riñón
    • Estómago
    • Leucemia mieloide aguda
En los Estados Unidos de Norte América, el tabaco es responsable del 90% de los cánceres de pulmón, que es la principal causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres.  Cada vez que fumas un cigarrillo inhalas más de 60 sustancias nocivas (carcinógenas: carcin – cáncer / gen – origen) que pueden transformar las células benignas en malignas.  Además, los residuos del cigarrillo en el pulmón atrapan estos carcinógenos.  Igualmente perjudicados son los que conviven con fumadores, por lo que se han implementado políticas de no fumar en lugares públicos o de restricciones a áreas específicas donde es permitido.
  • Ingiere alimentos saludables  Evitar ciertos alimentos, ya sea por ellos mismos o porque causen obesidad, puede reducir el riesgo de contraer cáncer.  Se estima que tres de cada 10 cánceres están relacionados con la alimentación. 
La Sociedad Americana del Cáncer recomienda:
    • Ingiera con abundancia alimentos derivados de plantas  Ingiera 5 o más porciones de frutas y vegetales por día.  Además, ingiera otros alimentos derivados de plantas, como granos enteros y habichuelas, varias veces al día.  Los vegetales verdes y amarillo-oscuros, habichuelas, productos de soja y vegetales crucíferos –tales como el brócoli y col- pueden contribuir a reducir el riesgo de cánceres de estómago y colon.
    • Limite la grasa  Coma más ligero y magro al seleccionar menos alimentos ricos en grasa, particularmente aquéllos de origen animal.  Las dietas ricas en grasa aumentan el riesgo de cánceres de próstata, colon, recto y útero.
    • Ingiera alcohol con moderación, si es que lo hace  El riesgo de cáncer, incluyendo los de boca, esófago y otros, aumentan en proporción a la cantidad de alcohol que tomas y el tiempo que lo has estado haciendo.  Aún en pocas cantidades (dos copas al día si eres hombre o una copa si eres mujer, y una bebida al día sin importar el sexo si tienes más de 65 años), puede aumentar tu riesgo.
       
  • Mantente activo y conserva un peso saludable  La obesidad puede ser factor de riesgo para cánceres de próstata, colon, recto, útero, ovario y mama.  La actividad física puede evitar la obesidad al controlar tu peso.  La actividad física misma puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer tales como el de mama y el colon.  Trata de estar activo físicamente por lo menos durante 30 minutos o más casi todos los días de la semana.  Actividades divertidas que pueden lograr estos propósitos incluyen caminar rápidamente, rastrillar el patio o practicar bailes de salón.
  • Protéjase del sol   El cáncer de piel es uno de los cánceres más comunes y uno de los más prevenibles.  Aunque puede ser causado por exposición repetida a los rayos X o con el contacto de ciertos químicos, la exposición al sol es con mucho la causa más común.  La mayoría de los cánceres de piel ocurren en las áreas del cuerpo que están más expuestas al sol: cara, manos, antebrazos y orejas.  Sería recomendable:
  •  
    • Evita las horas de mayor radiación   La radiación ultravioleta (UV) del sol es mayor entre las 10 a.m. y 4 p.m.  Minimiza o evita estar en la intemperie durante estas horas.
    • Permanece en la sombra  Si estás a la intemperie, reduce la exposición al sol guareciéndote debajo de una sombra.
    • Cubre las áreas expuestas  Utiliza vestimenta ligera de colores claros, que cubra brazos y piernas, y un sombrero de ala ancha que cubra tus cabeza y orejas.
    • Usa protector solar adecuado  Aplícatelo varias veces al día.  Debe tener un factor de protección solar de por lo menos 15.
    • No utilices lámparas de sol o de bronceado de interiores  Pueden ser igual de dañinas que la exposición directa al sol.
  • Vacúnese   Ciertos tipos de cánceres están asociados a enfermedades virales que pueden ser prevenidas mediante inmunización.  Consulte con su médico sobre la inmunización contra:
    • Hepatitis B  La hepatitis B aumenta el riesgo de cáncer de hígado.  La vacunación está recomendada en todos los niños.  Algunos adultos de alto riesgo también deben ser vacunados.
    • Virus del Papiloma Humano  El virus del papiloma humano es transmitido sexualmente y puede causar cáncer del cuello uterino.  La vacuna contra el virus del papiloma humano fue aprobada en los Estados Unidos de Norte América por la Administración de Drogas y Medicamentos (FDA) en el 2006.
  • Evite comportamiento riesgoso   Ciertas conductas riesgosas pueden conllevar a infecciones que aumentan el riesgo de cáncer.  Los virus que pueden ser transmitidos por vía sexual o por utilizar agujas contaminadas incluyen:
    • Virus del papiloma humano  Este virus aumenta los riesgos de cáncer en el cuello uterino o en el pene.  Las probabilidades de contraer este virus son mayores en la medida que aumenta el número de compañeros sexuales.
    • Virus de inmunodeficiencia humana  Las personas con virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida tienen riesgo aumentado de contraer cáncer anal, cáncer cervical, cáncer de hígado, linfoma y sarcoma de Kaposi.  Las personas con múltiples compañeros sexuales o drogadictos con uso de sustancias intravenosas que comparten agujas tienen mayor riesgo de contraer el VIH.
    • Hepatitis B y C  La infección por hepatitis crónica B y C aumentan el riesgo de cáncer del hígado.  Ambos tipos de hepatitis pueden ser transmitidas por contacto sexual con personas afectadas o por el uso de agujas compartidas con un drogadicto infectado
Reduce el riesgo de estos cánceres evitando conductas de riesgo.  Practique sexo seguro usando condones, limitando el número de compañeros sexuales o absteniéndote del sexo.  Nunca compartas agujas.  Busca ayuda profesional si eres una persona adicta a las drogas.
  • Sométete a rastreos  Auto-examinándote y sometiéndote a rastreos con regularidad  puede no contribuir a prevenir el cáncer, pero si a descubrirlo más tempranamente con lo que aumentan las posibilidades de curación.  El rastreo incluye la piel, la boca, el colon y el recto.  Si eres hombre, también la próstata y los testículos.  Si eres mujer, también el cuello uterino y las mamas.  Mantente alerta de cualquier cambio en tu cuerpo y consúltalo prontamente con tu médico.
    • Rastreo de las mamas  El cáncer de mama es el cáncer más frecuente en la mujer y segunda causa de muerte por cáncer después del de pulmón.  Las probabilidades de contraerlo aumentan con la edad.  En los Estados Unidos de Norte América se estima que una de cada 8 mujeres lo contraerán si vivieran unos 100 años.  En otras palabras, toda mujer está en riesgo de contraerlo.  Por otro lado, las posibilidades de curación aumentan en la medida que el cáncer de mama es detectado en etapas más tempranas.  La Sociedad Americana del Cáncer recomienda como rastreo del cáncer de mama tres componentes:
      • Auto-examen  Es el examen que se practica la mujer.  Se examina las mamas, las axilas y las zonas que están por debajo y por arriba de las clavículas.  La mujer de pies se observa ante un espejo y luego, con la mano opuesta mientras mantiene la del lado a examinar detrás de la nuca, se palpa con la punta de los dedos contra la costilla haciendo movimientos circulares, hacia el pezón y de arriba abajo.  Por último, se recuesta y repite el procedimiento anterior.  Con el examen, la mujer determina la simetría y la existencia de un nódulo dominante.  La simetría consiste en comprobar que lo percibido en una zona de la mama de un lado está en la zona correspondiente de la mama opuesta.  La presencia de un nódulo dominante es cuando se detecta un bulto que es distinto a los demás –algo así como si metiera la mano dentro de un saco lleno de canicas, se diera cuenta inmediatamente cuando sienta una piedra aun cuando el tamaño sea el mismo que las canicas-.  El auto-examen se practica todos los meses a partir de los 20 años, 7 a 10 días después de la llegada de la menstruación si la tiene o en una fecha fija fácil de recorda cuando es posmenopáusica (por ejemplo, a principio de cada mes).
      • Examen físico por el médico  El médico de cabecera debe practicarte un examen de las mamas cada 2 a 3 años entre los 20 y 40 años de edad y anualmente a partir de los 40 años de edad.
      • Mamografía  Si tienes un riesgo promedio, las mamografías se practican cada año a partir de los 40 años de edad.
El programa de rastreo de cáncer de mama debe practicarse de por vida.  Ha reducido la mortalidad por cáncer de mama en la mujer. 
    • Rastreo del cáncer de colon  Debe comenzar a partir de los 50 años en las personas con riesgo promedio.  Existen varias opciones de rastreo, cada una con sus ventajas y desventajas, por lo que debes discutirlas con tu médico para determinar cuál sería la mejor para ti.  Esas opciones son:
      • Determinación anual de sangre oculta en heces fecales
      • Determinación de DNA en heces.  Aún no está claro la frecuencia con que debe hacerse esta prueba.
      • Sigmoidoscopía flexible cada cinco años.
      • Enema de bario con doble contraste cada cinco años.
      • Colonoscopía cada diez años.
      • Colonoscopía virtual (colonografía por tomografía computarizada) cada cinco años.
El riesgo promedio se refiere al de cualquier persona.  Algunas personas tienen mayor riesgo, como son las que padecen de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerativa o enfermedad de Crohn) o heredan pólipos adenomatosos.  Actualmente, el mejor método de rastreo es la colonoscopía comparable a la sigmoidoscopía flexible (o proctosigmodoscopía rígida) más enema de bario con doble contraste.  En los de riesgo aumentado, la colonoscopía pudiera estar indicada dos años.  Todos los aspectos relacionados con el rastreo del cáncer de colon deben ser cuidadosamente discutidos entre tu médico y tú. 
    • Rastreo del cáncer de próstata  El cáncer de próstata es el cáncer más común en el hombre.  Es la segunda causa de muerte por cáncer en hombres mayores de 50 años.  Está presente en el 60% de los hombres mayores de 70 años.  Puede crecer, diseminarse y causar la muerte.  Sin embargo, la mayoría de los cánceres de próstata crecen lentamente y nunca causan problemas.  Aún así el 3% de los hombres mueren por cáncer de próstata.  Tienen mayor riesgo de contraerlo: tener 50 años de edad o más, mulatos y negros, obesos, los que ingieren una alimentación rica en grasas y baja en fibras y los que tienen dos familiares directos (padre o hmernoas) con cáncer de próstata.  En otras palabras, todos los hombres están a riesgo de desarrollar cáncer de próstata y otros tienen un mayor riesgo aún, por lo que es imperativo que sea detectado tempranamente, con lo que las posibilidades de curación o de control de la enfermedad aumentan considerablemente.  Las recomendaciones para rastrearlo son:
      • Acudir inmediatamente al médico si tiene alguna molestia relacionada con la orina (dificultad para comenzar a orinar o aguantarla, orinar muchas veces especialmente durante las noches, chorro de orina débil o interrumpido o dolor o ardor al orinar) o la función sexual (eyaculación dolorosa, sangre en la orina o en el semen) o dolor o rigidez frecuente en la espalda baja, caderas o parte arriba de los muslos.
      • Tacto rectal cada año a partir de los 50 años (riesgo promedio) o de los 40 años (riesgo aumentado).
      • Determinación del antígeno prostático específico (PSA) año a partir de los 50 años (riesgo promedio) o de los 40 años (riesgo aumentado).
Para citas y consultas llama a este número:
809 685 7520
Inicio    |    Procedimientos    |    Prevención y Salud     |    Preguntas Frecuentes    |    Info in English     |    Contacto    |    Antes y Después