Prevención del Cáncer de Esófago
 
Aunque no es posible prevenir todos los casos de cáncer de esófago, los siguientes cambios en el estilo de vida pueden reducir considerablemente el riesgo de contraerlo:
  • Deje de fumar  Éste puede ser el cambio más importante que puede hacer para prevenir el cáncer de esófago.  El cigarrillo contiene carcinógenos que pueden dañar el ADN que regula el crecimiento de las células y es una causa principal del reflujo gastroesofágico.
  • Limite el consume de alcohol  El alcohol es causa importante de cáncer de esófago cuando es consumido en grandes cantidades durante años.  Lo recomendable es abstenerse del alcohol o hacerlo con moderación:  no más de un trago por día en mujeres o dos al día en mujeres.
  • Acuda al médico si siente quemazón en la boca del estómago  Es un síntoma de reflujo gastroesofágico.  La exposición continua o frecuente del ácido gástrico al esófago puede producir, con los años, cambios en el esófago que conlleven a la aparición de cáncer.
  • Ingiera una dieta saludable  La ingestión de más frutas y vegetales pueden ayudar a protegerte contra el cáncer de esófago.  Trata de ingerir por lo menos cinco frutas y vegetales al día.  Escoge alimentos de grano entero por encima de los que contengan granos procesados o refinados.   Limita la cantidad de carne roja o procesada que consumes.
  • Conserva un peso saludable  Estar en sobrepeso (obeso) aumenta considerablemente el riesgo de cáncer de esófago y de otros problemas serios de salud, como la diabetes, la enfermedad cardiovascular y los derrames cerebrales.  La mejor manera de perder peso y mantenerlo es perdiendo 1 a 2 libras por semanas.  En muchos casos, puedes perder peso ingiriendo una dieta m´s saludable, practicando ejercicios y cambiando conductas dañinas para la salud.
Para citas y consultas llama a este número:
809 685 7520
Inicio    |    Procedimientos    |    Prevención y Salud     |    Preguntas Frecuentes    |    Info in English     |    Contacto    |    Antes y Después